.

.

DISTINGUEN SHIRIN EBADI CON EL GRADO HONORÍFICO DE DOCTORA HONORIS CAUSA

La activista por los derechos humanos de origen iraní y ganadora del Premio Nobel de la Paz 2003, Shirin Ebadi, fue distinguida como Doctora Honoris Causa por la Universidad César Vallejo en el marco de sus 25 años de fundación.

La solemne ceremonia fue presidida por el fundador de esta casa superior de estudios, César Acuña Peralta, quien a su vez estuvo acompañado  por las principales autoridades académicas de la UCV, así como por  funcionarios y representantes de los diversos  organismos públicos y privados de la región La Libertad.

Shirin Ebadi, considerada como la primera musulmana en recibir el Premio Nobel de la Paz, indicó que para vivir o tener una paz duradera, se debe trabajar sobre dos pilares : la justicia social y la democracia.

“No podemos hablar de paz cuando más del 80% de la riqueza del mundo se encuentra en manos de un cierto número de personas. No podemos hablar de tranquilidad cuando miles de niños padecen hambre y se oprime constantemente a las personas”, argumento, Ebadi.

La también abogada y escritora agregó que la firme vigilancia de la democracia también es de vital importancia  para la construcción de la paz,  pues esta se basa en los principios y respeto mutuo de los derechos humanos.

“La democracia es como una flor, si ustedes le prestan atención y mucho  cuidado, esta crecerá firmemente y no se marchitará. La democracia es exactamente igual, si  ustedes como ciudadanos no vigilan  no observan lo que hacen sus autoridades o políticos, el sistema simplemente colapsará convirtiéndose muchas veces en peligrosas dictaduras.

En su discurso de bienvenida y felicitación, César Acuña Peralta, fundador de la UCV, destacó las virtudes de Shirin Ebadi, afirmando que su trabajo basado en la promoción de la democracia y los derechos humanos ha inspirado a muchos jóvenes a luchar  por estas dos prerrogativas indispensables para el desarrollo integral de las personas y las naciones.

“La paz considerada como un valor debe estar inmersa en cada uno de nosotros, de ahí la importancia de forjar una mejor convivencia como ideal de vida para las  futuras generaciones”, expresó, César Acuña Peralta.

Asimismo, y tras cumplir 25 años al servicio de la educación, Acuña Peralta, no dudo en destacar la labor de sus colaboradores a quienes atribuyó el éxito y crecimiento de la UCV, afirmando a su vez que la meta institucional es convertirse en una de las mejores universidades del país.









http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.