.

.

DENUNCIAN QUE JUECES PERMITEN QUE ESSALUD EVADA RESPONSABILIDAD EN CASO DE NEGLIGENCIA MÉDICA

Esposo denunció a hospital Lazarte por dejar en estado vegetativo a su cónyuge.

Luzmila Esperanza Altuna Velásquez (62) lleva cuatro años postrada en una cama, luego de sobrevivir a dos comas a causa de un shock séptico que la dejó en estado vegetativo. Desde entonces su esposo, Carlos Florindez Caico (65) viene luchando por encontrar justicia, ya que considera que su cónyuge quedó en mal estado por presuntos actos de negligencia de los médicos que la trataron en el Hospital Lazarte; sin embargo, los jueces liberteños han permitido que hasta ocho veces se hayan dilatado las audiencias de su caso.

Esta penosa historia empezó el 16 de setiembre del 2012 cuando doña Luzmila fue llevada al Policlínico de Albrecth, por un fuerte dolor abdominal. Allí el médico Luis Olavarría Navarro le diagnosticó que tenía hepatitis viral “A” y le recetó sales rehidratantes con caramelos de limón, para luego regresarla a casa, recomendándoles que acudan al día siguiente a consultorio externo en el centro de Salud de Víctor Larco.

Según narra don Carlos, en el policlínico de Víctor Larco le diagnosticaron insuficiencia renal aguda, por lo que fue trasladada de emergencia al hospital Lazarte el 17 de setiembre. En ese establecimiento el médico Milthon Ramírez Herrera le hizo -al parecer- un diagnóstico errado, dejándola en observación en el área de emergencia.

Fue entonces que horas más tarde Ramón Tuesta Barboza ordenó una ecografía abdominal, que le originó un shock séptico, el cual no fue atendido por ninguno de los galenos nombrados. Un tercer doctor -cerca de las 9:30 de esa noche- le diagnosticó un cuadro de septicemia ordenando su inmediata intervención quirúrgica. Tras la operación, la mujer sufrió un primer coma del cual logró recuperarse.

En ese momento los médicos le recomendaron que regrese a casa, sin embargo a las 10:30 el Sr. Floríndez se comunica con el hospital y le dicen que su esposa está grave, cuando él acude la encuentra con los labios rotos y demacrada, ella había caído en coma profundo.

Posteriormente es ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde aparentemente se recupera, pero el 6 de octubre de ese año vuelve a recaer en coma profundo hasta el día de hoy.
De esto último su esposo responsabiliza al médico Ronald Milton Rodríguez Montoya quien ordenó que trasladaran a la paciente a otra área donde le dio otro infarto y quedó en coma.

De inmediato puso denuncia en la Fiscalía, la cual se hizo presente incautando toda la historia clínica de la paciente, la cual confirmaría la culpabilidad de los médicos que la trataron, sin embargo a pesar que la Fiscalía cumplió con presentar la acusación, han transcurrido más de cuatro años luchando y en un acto increíble el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, encargado del caso, ha permitido que se dilate el proceso, al no designar a un abogado de oficio y permitir que la defensa de ESSALUD no se presente a las audiencias, es así que se han logrado suspender ocho audiencias, un récord negativo, por lo que don Carlos espera que las nuevas autoridades judiciales electas intervengan en este caso y hagan justicia a su familia.

Los gastos mensuales son casi inmanejables para esta modesta familia, es un promedio de 3 mil soles mensuales, en pañales, alimentación especial y medicamentos, y ha ocasionado que las jóvenes hijas del matrimonio dejen de estudiar por problemas económicos y para dedicarse al cuidado de su madre.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.