.

.

DAMNIFICADOS SON REFUGIADOS EN INSTITUCIONES EDUCATIVAS Y COLISEOS

Carmen tiene miedo. Su rostro se pierde tras el marco de una ventana al recordar los gritos de sus vecinos que alertaban sobre el deslizamiento de un nuevo huaico. Era el sexto y el más devastador de todos los que cayeron hasta ahora sobre Trujillo en la región La Libertad.

Ella tenía a su cuarto nieto en brazos cuando le dieron la alerta. Avisó a su hija Rosa que estaba en la cocina y, tras tomar a sus otros tres nietos, salieron de la casa solo con lo que tenían puesto.

Cuando cruzaron el umbral de la puerta el agua ya les daba más arriba de los tobillos, pero siguieron hacia la parte más alta de la zona. Desde arriba solo podían observar cómo el agua entraba a su vivienda hasta hacerla colapsar.

Ahora Carmen con sus hijas Rosa y María, y sus cuatro nietos están a salvo. Todos fueron llevados al polideportivo de El Porvenir, donde tienen una cama donde dormir, ropa, desayuno, almuerzo y cena.

En este centro deportivo hay albergados 200 personas, entre niños, adultos y ancianos, los cuales esperan que las lluvias terminen para volver a empezar a reconstruir sus vidas.

El alcalde de El Porvenir, Paúl Rodríguez, informó que se habilitaron ocho albergues en todo el distrito, especialmente en el sector Río Seco, entre ellos los colegios Lizarzaburo, donde hay un total de 1,000 personas, pero aún hay capacidad para unos 3,000 damnificados.

En La Libertad existen unas 20 000 personas que han necesitan ser refugiados, debido a que han perdido sus viviendas, pero no todos desean ser reubicados, debido a que no quieren dejar sus casas, pero las autoridades han decidido ponerse fuertes en ese sentido.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.