.

.

EN LA ZONA DEL DESASTRE

Confieso que me ha impactado ver tanta devastación. Recorrer las zonas afectadas por los huaicos en el distrito del Porvenir es deprimente. Cada familia tiene una historia más dramática que la otra. Si encuentras a alguien que se le cayó la casa, la de su vecino está enterrada hasta el segundo piso.

Todas quieren contarte su tragedia. Es la manera de hacerse escuchar con la esperanza de que llegue la ayuda y poder levantarse de los escombros.

La frase “lo han perdido todo” nunca fue tan precisa para describir lo que viven estas familias. Estuve al borde de las lágrimas cuando le pregunté a una madre de familia por qué no formaba cola detrás de la cisterna que distribuía agua. No tengo ni balde, me contestó.

Pero me emociona también el espíritu solidario de los mismos trujillanos. Gente que de manera anónima llega cada día a entregar desde un pan hasta prendas de vestir. Padres de familia con sus hijos a quienes ya les enseñan estos valores de ayuda al prójimo en momentos difíciles. Jóvenes que se organizan para, con lampa en mano, ayudar en la difícil tarea de remover el barro y limpiar las casas.

Me indigna que en estos momentos de dolor algunos miserables lleguen a la zona devastada para robar lo poco que las familias pudieron recuperar. En lugares como este, completamente asolados, en emergencia, es necesario el apoyo de las fuerzas armadas.

Es imposible que algún afectado hable bien de sus autoridades, mientras ellas hacen el máximo esfuerzo por demostrar que están trabajando. Me parece que esto producto de la desorganización. 

No hay planes de emergencia para eventos tan catastróficos. ¿Qué es primero?, ¿Evacuar a las familias, limpiar sus casas, construir protecciones? Cada quien tendrá una prioridad y esta no ha sido procesada dentro de un plan.

Tenemos a un pueblo que sufre, pero valiente, dispuesto a recuperarse. Tenemos gente solidaria con ganas de ayudar. Solo es cuestión de canalizar esa fuerza para superar el difícil momento que nos tocó vivir. (Carlos Conde Piminchumo - La Industria)








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.