.

.

QUEBRADAS SAN IDELFONSO, SAN CARLOS Y EL LEÓN DEBEN SER CANALIZADAS PARA EVITAR MÁS DESGRACIAS

Desde el año 1999 hasta la actualidad, nuestras autoridades no se han  preocupado en gestionar las acciones necesarias para prevenir las consecuencias del fenómeno El Niño, como lo ocurrido en el año 1998 en la región La Libertad.

Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), las cifras son alarmantes, esta tragedia dejó 72,306 damnificados, 11,500 viviendas destruidas y millones de soles en pérdidas para el Estado y para las familias afectadas.

Desde esa fecha, las ex autoridades y las actuales solamente hicieron inspecciones a las quebradas El León, San Carlos y San Idelfonso. Esta es la más peligrosa y la que afectó por sexta vez a los distritos de El Porvenir, Trujillo y Víctor Larco (2017).

Las inspecciones de las autoridades del Gobierno Regional La Libertad, de la Municipalidad Provincial de Trujillo y de las Municipalidades Distritales de El Porvenir, Huanchaco, Laredo y La Esperanza, jurisdicciones de estas quebradas solo fueron un “saludo a la bandera” y nada más, ya que no se realizó ninguna acción preventiva en estas zonas.

La quebrada San Carlos nace en los cerros del distrito de Laredo, que debería ser el promotor de la gestión para canalizar sus aguas y llevarlas al río Moche, siendo los encargados el alcalde de la Municipalidad de Laredo, junto con el gobierno provincial y regional. Sin embargo, esto no sucedió y ahora los pobladores están pagando las consecuencias.

La quebrada El León nace en las alturas del centro poblado El Milagro, del distrito de Huanchaco, los responsables de liderar la canalización de las aguas de esta quebrada son los alcaldes de El Milagro, Huanchaco y La Esperanza, quienes no hicieron nada al respecto; por el contrario, legalizaron a los invasores que se instalaron en el cauce de las quebradas, y ahora piden apoyo ante el desborde de las mismas.

San Idelfonso, la quebrada más peligrosa, nace en las alturas del distrito El Porvenir. El responsable de la canalización de San Idelfonso es el alcalde de dicho distrito quien no gestionó las acciones necesarias. Recordemos que en dicho lugar solamente se construyó un pequeño dique con el objetivo de detener el agua. No se proyectaron en la construcción de un canal para llevar sus aguas hasta el mar.

La canalización de las aguas de la quebrada San Idelfonso, debe ser una obra de alta ingeniería y requiere el apoyo conjunto, no solo de la Municipalidad Provincial y de los distritos aledaños, sino del gobierno regional y central.

No esperemos más acontecimientos de este tipo, ya evidenciamos una vez más la furia de la naturaleza. Es la hora de trabajar ya, con el apoyo de nuestras autoridades, en la limpieza de las calles, promoción en salud y prevención de enfermedades y con la ayuda inmediata a las personas afectadas.

Tanto la quebrada San Idelfonso ubicada en el distrito de El Porvenir, como la quebrada El León, en Huanchaco y San Carlos en Laredo, continúan siendo zonas de alta vulnerabilidad debido al arrojo frecuente de basura y desmonte en sus cauces.

Además, centenares de familias se niegan a abandonar las viviendas que construyeron en zonas de riesgo, al borde de las quebradas.

Las autoridades deben imponer orden y no legalizar a los invasores de los cauces, quienes deben ser reubicados y sancionados de manera drástica si se niegan a hacerlo.

Los pobladores afectados nunca olvidarán esta tragedia que ha azotado a la región La Libertad. Trabajemos unidos por reconstruir nuestra ciudad, nuestra región, por un país mejor.

Por: Jorge Apolitano Rodríguez









http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.