.

.

LENGUAJE DE MICROBUS Y COMBIS

Chóferes y cobradores implementan un lenguaje propio.

Hace muchos años era común escuchar términos que nos causaba gracia, eran las famosas jergas, y era en todos los niveles sociales.

Hoy en día estas cosas han cambiado muchísimo y nos hacen escuchar de manera obligatoria términos groseros y vulgares.

Pero, quiero referirme al sector transporte cuyo desenvolvimiento de los choferes y cobradores me ha causado gracia y quiero compartir con ustedes estas apreciaciones.

Los microbuses a los que los denominan “burras”, o las combis conocidas como “loncheras”, resulta que ahora tratan a sus pasajeros como bultos, si observan un pasajero la frase es SUBELO, SUBELO, o caso inversa BAJALO; BAJALO, y estas frases son utilizadas por hombres y mujeres.

Cada cierto tramo hay un personaje que tiene su cuadernito de apuntes, un reloj y un lapicero, controla el movimiento de las unidades vehiculares de diferentes líneas o rutas, este personaje es el famoso “soplón”, cuya función es brindar información del tiempo de avance de vehículos de la misma línea o de la competencia, la cantidad de pasajeros que trasladan, etc.

Con respecto a los semáforos, es otro detalle a considerar, resulta que como pasajeros indicamos con anticipación “bajo en la esquina”, pero si tenemos la mala suerte que el chofer se percató que el semáforo esta en ámbar, lastimosamente la unidad vehicular va a dejar a su pasajero en la siguiente cuadra.

Y no podemos dejar de lado a los conductores de taxis, que ahora ya no ven a los usuarios, a sus pasajeros como clientes, sino que ahora son “amigos”, y lo peor que nos cobran como desconocidos.

Exigimos a la Gerencia Regional de Transportes de La Libertad, más cuidado al momento de entregar los brevetes, no solo evaluar la parte técnica y manejo, en el caso de la Municipalidad Provincial de Trujillo, no solo cobrar por la tarjeta de circulación y otros derechos sino que estas Instituciones deben educar a los conductores y evitemos escuchar este tipo de barbaridades haciendo daño nuestro idioma.

Por Raúl Rodríguez Marcelo








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.