.

.

PIDEN RESOLVER EL CONTRATO CON GRAÑA Y MONTERO DIGITAL - GMD EN SESIÓN DE CONCEJO

La Central Regional de Transporte Urbano - CERTULL solicitó oficialmente a la Municipalidad Provincial de Trujillo la resolución del contrato de concesión del sistema de recaudo electrónico para el transporte púbico en nuestra ciudad.

El gremio de transportistas, considera dicha iniciativa privada como anti-constitucional, confiscatoria y que afecta la propiedad privada y la libertad de trabajo, y consideran que el concesionario -que es una subsidiaria de Graña y Montero- ha incumplido todos los plazos y requisitos, por lo que procede la resolución inmediata.

Como se sabe, el 15 de abril del 2016 la MPT y la empresa Recaudo Electrónico SAC (un consorcio formado por Graña Y Montero SAC junto a  Graña y Montero Digital – GMD) celebraron el contrato de concesión del sistema de recaudo electrónico para el transporte público de Trujillo.

El plazo para la implementación y ejecución del contrato se cumplió el pasado 15 de abril. Según los argumentos legales de CERTULL –que actúan como los directamente afectados-, en primer lugar, la etapa de cumplimiento de las condiciones precedentes transcurrió y el plazo de doce meses fue incumplido. Asimismo la etapa pre-operativa de 9 meses tampoco se cumplió y menos se logró la cifra mínima del 50% de la flota adherida, es decir las firmas de 1,500 transportistas en apoyo de la concesión.

La obligación del concesionario era entre otros, el diseño, la implementación, la operación, el mantenimiento y renovación de  ese sistema. A la fecha el concesionario ha incumplido todo según considera CERTULL.

EL SALVAVIDAS DE PENAGOS
Sin embargo, según declaró hace poco el regidor Pablo Penagos (principal promotor de esta concesión),  la semana pasada se habría firmado un acta entre TMT y Recaudo Electrónico SAC, por la que se extiende una prórroga de seis meses sobre el contrato, pero esto sería totalmente ilegal aunque lleve la firma del alcalde Elidio Espinoza.

Para CERTULL, el contrato en su cláusula primera, en la base legal, y que es el sustento jurídico de dicha contratación, se basa en tres ordenanzas municipales emitidas por un órgano legislativo y emisor que es el concejo municipal.

Asimismo se consideran dos acuerdos de  concejo, también emitidas por el pleno. Por ello si bien el contrato fue suscrito por el alcalde en representación del concejo, también es cierto que la autorización para cualquier cambio o corrección del mismo debe emanar del mismo ente, del concejo municipal que es el órgano máximo de decisión política y jurídica, por lo tanto la decisión de la prórroga debe ser tomada o dejada de lado por el concejo.

En este caso por los argumentos expuestos el CERTULL considera que este contrato ya es letra muerta, por lo que espera que en la sesión de mañana se tome la decisión y se anule la concesión de una vez por todas.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.