.

.

ALCALDE DE PACASMAYO Y SU APRECIACIÓN DE LA POLÍTICA

Aldo Navarro Sarmiento es médico de profesión y alcalde distrital de Pacasmayo, período 2015-2018
Hacer política en el Perú, es asumir una responsabilidad mayúscula y enfrentar un reto aún mayor. El consabido clientelismo político, la cuota de poder mediático y el deseo de mantener un estado de cosas que permita seguir negociando favores, son el negro panorama que se debe enfrentar desde el primer día.

De allí entonces, que los buenos antecedentes, el genuino esfuerzo y compromiso de trabajo, y cualquier intento de encaminar la gestión emprendida, por la senda correcta, encuentra siempre el muro de una férrea oposición que no desea perder las prebendas adquiridas y administradas en el pasado reciente y antiguo.

Frases como "yo voté por ti", "vengo de parte de", o peor aún "te ofrezco a cambio el diez por ciento", las he venido escuchando desde que accedimos a la presente gestión municipal. Nuestra negativa a romper una línea de comportamiento aprendida y practicada desde siempre, fractura los esquemas clásicos de cómo hacer política en nuestra tierra. Y es que en Pacasmayo no se hace política.

En Pacasmayo se hace politiquería. En Pacasmayo se sigue al que más ruido hace. Se venera el rumor no confirmado. Se idolatra la noticia polémica, aún si esta no tiene el rigor de la investigación y confirmación necesarias.

Aplaudimos y facilitamos la fiscalización por parte de los entes competentes y de la ciudadanía bien informada, sin embargo en nuestra ciudad los logros alcanzados por personas honestas, son puestos bajo la lupa de aquellos que jamás hicieron algo positivo por esta tierra.

Máxime, cuando no habrá favor político ni económico, que estos últimos puedan obtener de un clientelismo al que hemos puesto fin. El mínimo atisbo de fracaso de una gestión, se celebra como un excelso triunfo, por parte de aquellos que nada aportan al progreso y desarrollo de nuestra ciudad. Su ruin deseo de figuración, los trastoca en enemigos perversos, no de un alcalde, no de una gestión, sino más bien de la población entera, que ve así cómo se desgasta un esfuerzo y se retrasa un anhelo.

Desde nuestro ingreso a esta lid, hemos visto comprometidos nuestros nombres y el de nuestras familias, porque ante la falta de argumentos válidos, enlodar las honras, es la pobre y triste estrategia de nuestros adversarios. Empero, el compromiso asumido por nosotros, sigue firme. El esfuerzo prometido, sigue indesmayable. La honra no manchada, nos mantiene con la frente alta.

No respondemos ataques arteros con defensas de bajo nivel. No nos sumamos a la fúnebre comparsa de la figuración política y la mala educación social. Vinimos y trabajamos para sumar y construir.

Seguiremos de pie y al frente, porque la ciudadanía merece más que sólo respeto y frases hechas. Merece logros. Sí, logros. Esos mismos que a diario se minimizan. Esos de los que nadie habla. Porque a un alcalde sin pasado político, no se le perdona que alcance en menos de tres años, lo que otros no lograron en veinte.

La necesidad de contar con una planta de tratamiento de agua potable que provea agua de calidad y cantidad a la población pacasmayina y que resuelva un viejo problema de la ciudad, será posible - de principio a fin - producto de la gestión pública, moderna y transparente que hace uso de las herramientas con el fin de agilizar y hacer más eficiente la ejecución de la inversión pública en todo el país; de esta manera el Estado logra contar con inversión ejecutada mayor a diez millones de soles, de manera rápida y eficiente y la empresa privada tiene la oportunidad de contribuir activamente a generar el desarrollo de la comunidad.

Del mismo modo; el mejoramiento de los servicios de salud con la construcción del Hospital de Pacasmayo, es una realidad. El Programa Nacional de Inversiones en Salud del Ministerio de Salud tendrá a su cargo la ejecución de la obra con una inversión mayor a sesenta millones de soles.

Estos son sólo dos ejemplos claros e indubitables de logros de gestión que contribuirán a resolver viejos problemas y necesidades insatisfechas de la población y que resume la llegada a Pacasmayo, de inversiones gubernamentales por más de setenta millones de soles en menos de tres años de gestión y otras por llegar en el último año; priorizando la búsqueda de fuentes de financiamiento, antes que sólo limitarse a administrar los recursos propios que son insuficientes para atender y resolver las necesidades de la ciudad.

Confío en que Pacasmayo, no vuelva sobre sus pasos. Confío en que enterremos de una vez y para siempre, a los enemigos presentes de nuestro bienestar y desarrollo futuros. Agradezco, a todos aquellos que de forma anónima suman para construir, a los que con un diálogo sincero, cordial y lleno de esperanza nos dan la energía para continuar construyendo el largo camino del desarrollo económico y social de nuestra ciudad. Pacasmayo, 21 de julio de 2017.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.