.

.

VERDADERAS RAZONES DE LA SALIDA DE JOSÉ LUIS CASTILLO SILVA DE LA BENEFICENCIA

Cometió serias irregularidades en el ejercicio de su labor

Aunque salió a la prensa asegurando que él había renunciado al cargo de presidente de la Sociedad de Beneficencia de Trujillo, debido a una supuesta falta de independencia y de respaldo por parte del alcalde Elidio Espinoza, lo cierto es que José Luis Castillo Silva fue cesado en el cargo por serios cuestionamientos en el ejercicio de su cargo y que lo muestran como un mentiroso consuetudinario que viene sorprendiendo a la prensa trujillana.

Como se recordará Castillo Silva fue nombrado en abril último, y de inmediato salió a la prensa a denunciar un faltante en los fondos institucionales, esto era falso, luego acusó a un antiguo funcionario, Julio Sisniegas Vásquez, de una supuesta pérdida del control y los ingresos del Cementerio Miraflores debido a un convenio firmado supuestamente por Sisniegas con la empresa “Jardines de la Paz”. También era falso, como lo demostró Sisniegas en su momento, con documentos en la mano.
Pero no era la primera vez que Castillo Silva mentía a la opinión pública, en el 2011, cuando asumió el cargo de director regional de Trabaja Perú denunció planillas de trabajadores fantasmas y extorsiones, aunque ninguna de sus acusaciones se pudo probar.

LOS ANTICUCHOS
Por el contrario, José Luis Castillo Silva tiene una condena como autor del delito de contra la Administración Pública -tráfico de influencias- en agravio del Estado y del Ministerio de Educación. En su defensa el ahora ex presidente de la Sociedad de Beneficencia Pública de Trujillo dijo que ese condenado “debe ser un “homónimo”.

Pero la ficha RENIEC lo desmiente, el DNI del acusado 17935624 corresponde al ahora ex presidente de la SBPT, quien fue condenado por peculado, falsedad genérica y falsificación de documentos. La condena fue ratificada por la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema.

LAS RAZONES DE LA SALIDA
En la resolución de alcaldía N° 1031-2017/MPT, por la que es cesado en el cargo (es falso lo de su “renuncia”) ni siquiera le da las gracias por los servicios prestados, es que ya su situación era insostenible, por las razones siguientes.

Hace un mes el ahora ex presidente decidió retirar del cargo de Gerente General a Jorge López Esparza, y nombró como interino en el cargo a Víctor Jiménez Ñique, pero esta decisión no podía tomarla a título personal, se necesitaba la aprobación del Directorio, pero a Castillo Silva no le importó, tenía que sacarse de encima a López Esparza porque este se oponía reiteradamente a todos sus intentos de manejar a la institución a su antojo.

López Esparza había asumido el cargo en febrero de este año, pero es un funcionario con amplia experiencia en la gestión pública, que antes había sido Director General de Administración desde 2015.

El anuncio de Castillo Silva al inicio de su gestión, de que había faltantes y que la institución iba a perder los ingresos fue una astuta jugada de Castillo Silva con la que consiguió que el directorio le concediera facultades especiales, con las cuales empezó a nombrar personal de su confianza en cargos claves pero que no cumplían con el perfil del cargo.

Entre las principales irregularidades está una donación de la SUNAT a la SBPT, ascendente a US$ 43 mil dólares, en diversos bienes, los mismos que fueron recepcionados por el propio ex presidente, pero que luego al entregarlos a Almacén había un faltante entre el inventario físico de lo entregado por SUNAT y lo que llegaba a Almacén, pero Castillo Silva habría obligado a los trabajadores a firmar los documentos de ingreso como si no faltara nada, pero un arqueo simple puede determinar los hechos.

Asimismo, fue evidente su deseo de controlar los ingresos del Colegio Belén, donde hostilizó a la actual directora, y cambió a gran parte de su personal, con el fin de manejar su presupuesto. No sólo eso, gran parte de los cambios de personal habrían estado direccionados a manejar las obras que se vienen a finales de año en el cementerio de Miraflores y del mismo Colegio Belén en la urb. Primavera. Asimismo, en base a gollerías otorgadas, Castillo Silva logró el manejo del sindicato, el mismo que ha pretendido presionar para impedir que salga del cargo.

También fue cuestionado por permitir que el menor hijo de la funcionaria Claudia Esquivel, Jefa de Patrimonio Inmobiliario “calificara” para una vacante en la Cuna Maternal Josefina de Pinillos, creada para familias en extrema pobreza.

Pero uno de los hechos más graves en esta corta y penosa gestión de Castillo Silva, fue el hecho que alteró el contenido de varias actas del directorio, con el fin de implementar decisiones que no habían sido acordadas ni aprobadas  por el Directorio pero que si convenían a sus intereses personales, cuando los directores tomaron conocimiento le reclamaron suscitándose incluso un enfrentamiento entre el miembro del directorio Rafael Moya Rondo, y Castillo Silva, quien no supo sustentar la alteración evidente de las actas.

Su salida, por lo tanto, es lo mejor que le puede pasar a la Sociedad de Beneficencia Pública de Trujillo, que ahora busca recuperar su estabilidad institucional.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.