.

CUIDE SU PIEL DE LOS EFECTOS DEL SOL

La piel es el órgano más amplio de nuestro cuerpo, en un adulto promedio posee una superficie aproximada de 2 metros cuadrados y pesa alrededor de 5 kg.

Más del 50% de los casos que se presentan de cáncer de piel son por la excesiva exposición a la radiación ultravioleta del sol por lo que es importante adoptar medidas para proteger la piel.

La piel es un órgano vivo con capacidad de regenerarse, es impermeable, resistente y flexible, respira y se mantiene activo las 24 horas del día realizando todo tipo de acciones fundamentales para nuestro organismo, la piel es un órgano vital para el cuerpo humano, por ello debemos tener sumo cuidado para protegerlo de los estragos del sol y la playa.
Si quieres que tu piel no se lamente de los errores cometidos durante los meses de invierno, debes empezar a cuidarla ya que el calor hace que la piel se deshidrate más rápido y que la sudoración aumente la humedad, volviéndola más proclive a infecciones.

El doctor Rodolfo Rojas, dermatólogo de la Clínica Auna Camino real comenta que el sol es el principal enemigo de la piel ya que en muchos casos produce manchas, sequedad, enrojecimiento y, en los casos más extremos, melanoma o cáncer de piel. Esta temporada del año requiere mayores cuidados de nuestra piel. El dermatólogo recomienda 4 básicos para el cuidado de la piel durante el verano principalmente:

1. Piel limpia. La limpieza diaria debe realizarse con productos suaves que no alteren el manto ácido de la piel, que ayuden a eliminar la grasa y suciedad acumuladas. Es importante no compartir toallas con otras personas y secarse los pliegues correctamente para evitar la aparición de micosis superficiales.

2. Prevenir infecciones. Si ocurre algún pequeño accidente cuya consecuencia es una raspadura, una herida en la piel o una quemadura, para evitar las infecciones es necesario lavar inmediatamente la zona con agua. En caso de acné o rosácea se sugiere acudir a un especialista, evitar tocar y apretar la cara.

3. Alimentación balanceada Debe moderarse el consumo de carnes y priorizarse el consumo de frutas y verduras, alimentos ricos en vitaminas antioxidantes como la A, C y E. Esta última es una de las más importantes para el cuidado de la piel, ya que previene la degeneración celular, ayuda en el proceso regenerativo en caso de cicatrices y acné y contribuye al aumento del flujo sanguíneo de la piel. Beber mucha agua, mínimo 2 litros al día.








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.