.

PRECIOS DE LA PAPA EN LOS SUELOS POR FALTA DE UNA REFORMA EN EL ESTADO

Un mal inicio de año han tenido nuestros amigos agricultores en el país. Con los precios de la papa y otros productos agropecuarios que están por los suelos, queda demostrado una vez más, que hace falta una reforma en las políticas de trabajo enfocadas al agro nacional.

El pueblo y sobre todo, el estado, deben entender que este problema del bajo precio de la papa no es de ahora, es un problema que arrastramos desde años atrás, es un problema que se da por la falta de la implementación de áreas de articulación comercial, que deberían ser promovidas desde el Ministerio de Agricultura y Riego, a través de sus Organismos Públicos Descentralizados.

Es a falta de estas oficinas que deberían operar verdaderamente, por lo que el agricultor siembra y siembra, prácticamente a ciegas, sin analizar la necesidad del mercado; me refiero, por ejemplo, a que el mercado puede necesitar apenas 100 toneladas de papa para el consumo, sin embargo, los productores terminan produciendo alrededor de 200 toneladas.
Esta situación ocasiona que el precio de la papa baje a precios, inclusive por debajo del costo de producción, lo que se convierte en pérdidas para nuestros agricultores y les lleva a tomar la decisión de que el tubérculo permanezca en las parcelas para no ser cosechadas, sino enterradas y utilizadas como abono porque más cuesta cosechar.

Las áreas de articulación comercial, podrían encargarse de ayudar a nuestros agricultores a estudiar el mercado y buscar nuevos mercados, pero también en base a las estadísticas se podría sugerir qué productos alternativos resulta más rentable sembrar y en qué cantidades.

Debe hacerse una reforma en el sector agrario de nuestro país, pues sin ir tan lejos, como es el caso del vecino país de Chile, se viene trabajando de una forma distinta en la cual sus agricultores primero venden y luego siembran; de tal modo que aseguran su producción porque ya saben cuánto van a producir y el precio de venta está asegurado mediante un contrato de compraventa.

Con esta reforma, podría también evitarse que el precio de otros productos suba demasiado y evitar que los perjudicados sean los consumidores. Por citar un ejemplo, mientras que el precio de la papa está por los suelos, aquí en mi provincia de San Ignacio de la región Cajamarca, el precio de la yuca ha subido a tres soles el kilo, lo que resulta preocupante para la población, pues ahora tienen que reemplazar el consumo de la yuca por otros tubérculos como la racacha.

Decir que la solución consiste en cerrar las puertas a la importación de productos que vienen del extranjero, sabemos que es imposible porque le estaríamos engañando al pueblo, por la razón que vivimos en un mundo globalizado y como país mantenemos ciertos convenios firmados que deben respetarse entre países. Podría tal vez, regularse el costo del pago de las tasas de interés de los aranceles aplicados a ciertos productos agropecuarios, pero no podría pararse la importación.

O el estado realiza reformas claras en el sector agrario, que es uno de los sectores más olvidados en el Perú, o vamos a seguir siempre con el mismo problema.

Por: Chardin Mijahuanca - Político








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.