.

INDECOPI SANCIONA A CINEPLANET Y CINEMARK

Con la decisión en última instancia de la entidad pública, ¿los consumidores podrán entrar al cine con los alimentos y bebidas que deseen? ¿Subirá el precio de las entradas? Esto es lo que debes saber
La decisión del Indecopi de sancionar y ordenar a que las empresas Cineplanet y Cinemark permitan el ingreso de los consumidores con sus propios alimentos y/o bebidas a las salas de cine generó revuelo en la opinión pública.

Mientras la mayoría de usuarios en las redes sociales celebraron las medidas y expresaron su deseo por llevar diversos tipos de comidas al cine, Crisólogo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), precisó a El Comercio que los consumidores no deben olvidar que ambas resoluciones determinan que estos productos deberán ser iguales y/o similares a los que se ofrecen en el cine.
“Muchos han tomado esto a la broma”, dijo el representante de la asociación que presentó, el año pasado, las denuncias contra ambas empresas. No obstante, saludó la decisión y la calificó como un triunfo más de los consumidores.

De otro lado, lo establecido por el Indecopi ha generado dudas sobre cómo se regulará el ingreso de la comida, qué pasará con las cadenas de cine que no están involucradas en la resolución y, sobre todo, si esto significaría un posible incremento en las entradas a las salas.

EL IMPACTO
Las sanciones en última instancia dan un plazo de 10 días hábiles desde su notificación a Cineplanet y Cinemark para retirar todos los carteles en los que ordenen la prohibición de ingresar productos a las salas de cine que no sean vendidos al interior del establecimiento. Estas ya no son impugnables en la vía administrativa, sino solo en la vía judicial.

Asimismo detalla que aunque los consumidores podrán ingresar con sus propios alimentos y/o bebidas, estas deben ser iguales o similares a las que se venden en dichos locales.

En ese sentido, el abogado Fernando Raventós consideró que esta resolución termina por supeditar qué cosa pueden llevar los consumidores del cine a las políticas del cine, con lo cual los mismos ganan poco o nada.

"Lo resuelto es ilegal porque sigue supeditando la libertad de elección del consumidor a las políticas de comercialización de alimentos del cine.  [Las resoluciones] son inciertas y ambiguas porque ¿cuáles son los productos iguales o similares a los que vende el cine? No olvidemos que son alimentos industriales envasados y comida preparada al momento como 'canchita' y 'hot dog'", indicó

En tanto, para Alfredo Bullard, socio de Bullard Falla Ezcurra +, ambas resoluciones estarían equivocadas en la medida en que cuestionan algún tipo de atadura entre el consumo de comida en el cine y el ingreso a las películas.

“Eso solo está prohibido en ley de libre competencia cuando hay posición de dominio, el cual los cines no tienen y no veo el punto de protección del consumidor”, agregó.

De otro lado, sobre el acceso de la comida en las salas precisó que la decisión obligará a que los cines tengan un sistema de fiscalización para velar por la higiene y salud en los locales; toda vez que deberán supervisar qué clase de alimentos y bebidas ingresan.

Por el lado económico, para Enzo Defillipi, profesor en la Universidad del Pacífico, lo que hace el Estado con estas resoluciones es decirle a las empresas qué estrategias comerciales no pueden usar, y ello generaría problemas para los mismos consumidores.

Si el permitir el acceso de alimentos propios al cine tiene algún efecto, indicó, lo primero se traducirá en que las entradas sean más caras, porque se reducirían las ventas de los cines en una linea de negocio.

"La empresa tiene todo el sentido del mundo para subir el precio de la entrada al cine porque la venta por complementos sí o sí serán menores, pero tu disponibilidad por pagar las entradas es la misma. Es totalmente razonable que ello ocurra", advirtió.

Criticó que el problema evidencia la falta de análisis económico y de entendimiento de cómo funcionan los mercados por parte del Indecopi y de Aspec, quien presentó las denuncias.

Por su parte, Bullard también opinó que la decisión eventualmente puede afectar a los consumidores porque el cine debe competir por tarifas y, con esta nueva regla en el mercado, una de sus líneas de negocio se vería afectada.

"Si cortas la posibilidad de que el mercado se dinamice, la gente va a tener que pagar un precio mayor porque el cine no podrá obtener un margen que antes obtenía por otro lado. Se afectan las posibilidades de competencia", enfatizó.

¿QUÉ PASARÁ PARA OTROS CINES?
De acuerdo a Raventós, con estas resoluciones lo lógico sería que las otras empresas de la industria cinematográfica deban acomodarse a las nuevas reglas de juego. No obstante, las resoluciones no detallan el alcance que estas medidas tendrán para otras firmas del sector. (El Comercio.)








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.