.

TREGUA PARA EL PRESIDENTE MARTIN VIZCARRA PARA REACTIVAR LA ECONOMÍA

Los 32 millones de peruanos deseamos que el nuevo Gobierno del Presidente Martin Vizcarra Cornejo, le vaya bien, mejorando la economía que está paralizada, con promoción de empleo; la seguridad de los ciudadanos mejoren y su gobierno priorice los principales ejes como son: educación y salud, con transparencia y sin corrupción, sectores claves para un mejor desarrollo sostenible y darle una mejor calidad de vida a los peruanos.

Estoy seguro que el Presidente y su Premier Cesar Villanueva, escojan a los mejores cuadros como Ministros de Estado que sean profesionales idóneos, con trayectoria en la administración y gestión pública y lo más importante, sin antecedentes penales y con honestidad garantizada, para evitar los actos de corrupción.
Por esta razón, el Congreso de la República su principal opositor del Gobierno le dé una tregua de 120 días, como mínimo para exigir los primeros resultados de la era Vizcarra. Esto sería el 28 de julio, día de la proclamación de la Independencia del Perú.

Todo Gobierno tiene aciertos y desaciertos, porque están conformado por seres humanos, pero debería evitar estos desgastes para que puedan durar los más de tres años de Gobierno y así llegar a celebrar el Bicentenario anhelo de todos los peruanos. Su primer traspié de Vizcarra, es no haber observado la Ley de la impunidad exceptuando que la Contraloría General de la Republica, no puedan fiscalizar al Congreso.

El Poder Ejecutivo, tiene que darle más impulso a la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, los trabajos y las obras en el norte del país, están paralizados y recién el presidente de la República en su visita a Piura ha podido comprobar los atrasos de los proyectos. La CGR debería estar participando fiscalizando los miles de millones de soles que vienen manejando los Ministerios, Gobiernos Regionales y locales en la denominada reconstrucción del país.

Finalmente, pedirle al Jefe de Estado que el nuevo Ministro de Trabajo y Promoción del Empleo trabajen más y en forma coordinada con los gremios sindicales privados y estatales.  Los últimos, anuncian una huelga general debido que no tienen aumentos desde más de 15 años.

 De igual forma, la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) no se conviertan en defensores de las grandes empresas, desprotegiendo al trabajador, en dicha dependencia se necesitan mejores políticas públicas y una Superintendente con más dinamismo y con mejores resultados.

Por: Jorge Apolitano Rodríguez








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.