.

EL MONOPOLIO DE LAS TRASMISIONES

Los medios de comunicación radial de provincias nuevamente vienen sufriendo la agresión del monopolio de algunas empresas radiales que hace mucho tiempo han dejado de ser las primeras en la sintonía de los aficionados por el centralismo de sus informaciones.

Estas empresas coludidas posiblemente con los directivos de la Segunda División y una empresa transnacional de comunicaciones como es Movistar buscan otra vez atentar flagrantemente contra la libertad de comunicación o de prensa.

Según un boletín remitido por un empleado de la UCV se comunica la prohibición de grabar, bajo todos los sistemas, los encuentros de fútbol y en el ámbito radial se dice que las únicas emisoras que tienen ese derecho son RPP y Ovación.
En el caso de RPP ya es conocido, que tras la salida del grupo liderado por Italo Villarreal, ha perdido vigencia y calidad en sus trasmisiones y que muy poco o por decir casi nada informan sobre el fútbol provinciano

En el caso de Ovación, que originalmente perteneció a la familia Rospigliosi, Pocho y luego Micky, llegó a manos extrañas por cuestiones - dicen - nada santas, dejó de existir para el radioescucha de provincias desde hace muchos años atrás, porque su cobertura no lo permite, por ser una radio cuya señal se irradia en una frecuencia como es la AM que poco a poco está quedando fuera de vigencia.

Esto de intentar prohibir las trasmisiones sucedió hace muchos años atrás cuando la FPF buscó cobrar por derechos de trasmisión del fútbol profesional y en aquella oportunidad el presidente del CPDP al frente de don Humberto Martínez Morosini y sus filiales le dijeron a la FPF ¿y quién les cobra a ellos por la promoción de sus partidos, las entrevistas a los jugadores, y todas las promociones previas y después de los partidos? Nadie; En ese sentido la FPF y ADFP establecieron un acuerdo permanente, que en contraposición las emisoras tenían el derecho de trasmitir libremente los encuentros.

Sobre el caso del monopolio tuvimos la oportunidad de conversar con gente verdaderamente allegada al periodismo radial nacional y nos señalaba que cuando se estableció esto de limitar a las emisoras el derecho de trasmitir los partidos de Primera División, nos decía que había sido “un globo de ensayo”  para ver si caían en el cuento las otras emisoras, porque nos señalaba que nunca existió un convenio económico para que esta emisoras tengan dicho privilegio, pero como nadie protestó cayeron “redondito” las otras emisoras

Ahora el mismo sistema se quiere aplicar a la Segunda División, nos preguntamos ¿Cuándo y bajo qué condiciones se firma ese convenio extrañamente con las mismas emisoras?, o es que esperan que las otras “muerdan nuevamente el anzuelo”. Lo cierto es que una vez más se pretende atentar contra los medios de comunicación masiva.

Por este monopolio televisivo y radial ¿Qué beneficio reciben los equipos?, nada. Si se hace un balance, aquí en la ciudad de Trujillo y a nivel nacional el porcentaje de la información que se les brinda a los clubes de la Segunda y en especial al de provincias es, menos del 1 por ciento por club, y si es un club pequeño o sin dinero, nadie se preocupa de saber de sus problemas, que si lo hacen los medios de su localidad a cambio de nada

Frente a ello en el caso de la Primera División los gremios qua agrupan a los medios de comunicación no dijeron nada, se callaron, ahora viene una nueva afrenta y hasta el momento no dicen esta boca es mía; Hace poco - dicen - que se hizo un Congreso Nacional de Periodistas Deportivos donde se trató ese punto, donde señalaban que se encontraba en proceso de reclamo y cuya respuesta hasta el momento no se sabe nada o es que el almuerzo en el comedor público no ha sido lo suficiente alimenticio para para darle los ánimos de lucha en busca de  la solución a ese problema.

Y Una cosa del que hay que tener en cuenta es que si estas emisoras que dicen ser las únicas con el derecho de trasmitir, nos preguntamos si pagarán a la UEFA, o a la CONMEBOL por las trasmisiones de Copa Libertadores, o de la Champions League que realizan mayormente a través del ya conocido “pantallazo;

Y para finalizar debemos tener mucho cuidado, ya que empezaron con la televisión, luego lo hicieron con la radio y no sería nada raro que mañana más tarde los grandes grupos de comunicación escrita también le sigan los pasos y no permitan que la información se democratice a través de los medios escritos pequeños, es tiempo de decirle ¡No al monopolio informativo!, Salvo mejor parecer.

Por Olimpio Gamarra Gavilán








http://www.trujilloprensa.com/


Con la tecnología de Blogger.